10 formas sencillas de ahorrar agua

Todos debemos aportar nuestro granito de arena a la hora de contribuir a preservar el medioambiente. El agua es uno de los bienes más preciados y escasos de la naturaleza, y no nos cuesta nada incluir una serie de dinámicas en nuestras rutinas domésticas para colaborar y ahorrar agua.

Ahorrar agua es algo muy sencillo y aunque desde asociaciones medioambientales y campañas institucionales de concienciación nos recuerdan siempre las formas de no desperdiciarla, nunca está de más hacer un repaso por las formas más sencillas de ahorrar agua en nuestro día a día.

1. Cerrar  los grifos cuando no se están empleando. Cae de cajón, cuando nos duchamos, nos lavamos los dientes o lavamos la loza y dejamos el grifo abierto mientras enjabonamos o limpiamos se pierde muchísima más agua de la que nos imaginamos. Si bebes agua del grifo, ten siempre agua fría en una jarra en la nevera, de esta forma no tendrás que dejar correr el agua hasta que enfríe.

2.- No tirar innecesariamente de la cadena. Cada descarga son 10 o 15 litros de agua. Por eso no debemos usar el inodoro como si fuera una pepelera, y si fuera posible incluir alguno de los sistemas que permiten ahorrar agua como los limitadores de descarga o llenado.

3.- Llenar siempre la lavadora y el lavavajillas antes de ponerlos a funcionar. En estos electrodomésticos es donde más agua se gasta, y cualquier carga innecesaria supone un gran desperdicio.

4.- Cerrar bien los grifos, aunque no lo parezca cada gota va sumando y al cabo del año se desperdician miles de litros de agua a causa de grifos mal cerrados o defectuosos. Arregla todos los grifos de tu casa para que no goteen.

5.- Mejor la ducha. Está claro, si puedes prescindir del baño ahorrarás mucha agua. Para llenar una bañera se necesitan 300 litros de agua, mientras que una ducha de cinco minutos tan solo gastará 100. Además ten en cuenta que no es recomendable ducharse más de una vez al día, ya que los excesivos lavados disminuyen la capacidad de autodefensa de la piel.

6.- Instala difusores y demás mecanismos de ahorro en los grifos reducen el flujo del agua sin comprometer su uso.

7. Reutiliza el agua. Por ejemplo, el agua que empleas para lavar los platos a mano, puede ser  utilizada esa agua para el jardín.

8.- También en los hábitos del jardín debemos tener en cuenta el ahorro de agua. Por ejemplo si utilizas una manga de riego, asegúrate de que tiene una boquilla de succión ajustable .En vez de usar rociadores, podrías dejar crecer más las plantas de tu jardín en verano para ue conserven su propia humedad.

9.-Escoge plantas autóctonas para tu jardín y tiestos, consumen menos agua y dan mucho menos trabajo que las plantas exóticas, además atraen a mariposas y no exigen el uso de productos químicos para su mantenimiento.

10- Para ayudar a la reutilización del agua no abuses de la lejía, rompe el equilibrio bacteriano de las depuradoras dificultando su trabajo. Utiliza detergentes ecológicos, sin fosfatos.

Escoge plantas autóctonas para tu jardín y tiestos, consumen menos agua y dan mucho menos trabajo que las plantas exóticas, además atraen a mariposas y no exigen el uso de productos químicos para su mantenimiento

.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR