Calderas de condensación

Las calderas de condensación son unas calderas con un rendimiento mas alto respecto a las tradicionales, basado en el aprovechamiento del calor de condensación de los humos de la combustión. Esta tecnología aprovecha el vapor de agua que se produce en los gases de combustión y lo devuelve en estado líquido.

Los gases de salida de una caldera de gas contienen vapor de agua, debido al hidrógeno contenido en el gas. Este vapor condensa por debajo de aprox. 55°C, de modo similar a como a la humedad del aire se precipita como rocío por la mañana.

El calor que se libera durante la condensación, se puede extraer y utilizar para la calefacción. En relación a toda la energía de combustión, el gas natural dispone de aprox. un 11% de calor por condensación.

Con una caldera clásica de tipo atmosférico, una parte no despreciable del calor latente es evacuada por los humos, lo que implica una temperatura muy elevada de los productos de combustión del orden de 150°C. La utilización de una caldera de condensación permite recuperar una parte muy grande de ese calor latente y esta recuperación de la energía reduce considerablemente la temperatura de los gases de combustión para devolverle valores del orden de 65°C limitando así las emisiones de gas contaminantes.

Al final hablamos de un mayor aprovechamiento del calor, por lo tanto un ahorro en consumo..

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR