El calentador instantáneo

El otro día repásabamos los diferentes sistemas de calentamiento doméstico del agua. Vimos que existen varios sistemas, que funcionan bien por acumulación (con depósito de agua calentada a base de resistencias) o bien de manera instantánea ( calentada en el momento de consumo). Hemos visto algunas de las ventajas y desventajas de ambos sistemas, y también repasamos los distintos tipos de termos eléctricos (conectados a la corriente y no al sistema de gas como los calentadores tradicionales).

Hoy vamos a repasar el funcionamiento de los calentadores tradicionales de toda la vida, que son los que emplean el sistema instantáneo.

El calentador de agua, por definición, es un dispositivo termodinámico que utiliza energía para elevar la temperatura del agua. Entre los usos domésticos y comerciales del agua caliente están la limpieza, las duchas, para cocinar o la calefacción. A nivel industrial los usos son muy variados tanto para el agua caliente como para el vapor de agua.

En los hogares tradicionalmente se ha impuesto el uso de calentadores instantáneos, en cierta medida porque no son los más caros, y no ocupan tanto espacio como los sistemas de acumulación (que necesitan un espacio para incorporar el depósito).

Además emplean un mecanismo muy sencillo, sin mayores complicaciones en su manejo.  Aunque los nuevos calentadores presentan diferentes formas de encendido, suelen hacerlo abriendo la espita de gas y apretando el pulsador una o varias veces hasta que comprobamos que se ha encendido la llama, momento en el que podremos soltar el pulsador.

De esta forma los calentadores instantáneos, también llamados calentadores de paso o de flujo son aparatos que están apagados, sin consumir energía. Uun sensor de flujo se activa cuando detectan circulación de agua e inician su procedimiento de calentamiento. Mientras  los modelos eléctricos van desde los 8.000 W (1,91 kcalorías/s) hasta los 22.000 W (5,26 kcalorías/s)., los modelos de gas pueden alcanzar las 8 kcal/s como es el caso de un calentador de 18 L/min. Los modelos eléctricos están equipados con resistencias calentadoras de inmersión y los de gas encienden una llama que calienta un intercambiador de calor por donde circula el agua.

Los modelos más avanzados están equipados con controles electrónicos de temperatura y caudalímetros. De esta manera el usuario puede seleccionar la temperatura que desea en grados. El controlador electrónico mide el flujo de agua que está circulando, la temperatura de entrada, y gradúa el tamaño de la llama en los modelos a gas.

Algo que debemos tener muy en cuenta a la hora de comprar un calentador de agua instantáneo, es que las marcas suelen incluir las válvulas reguladoras para el tipo de gas más utilizado generalmente, por lo que si la vivienda emplea un tipo de gas diferente al habitual hay que regular estas válvulas específicamente para este tipo de combustible, algo que debe dejarse siempre en manos de profesionales.

.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR