Es hora de desconectar! Un espacio solo para ti

Desde hace algún tiempo parece que vivir en un estado de estrés constante es lo normal. Da igual la edad, sexo o situación familiar, las reglas marcan que la agenda debe estar repleta de actividades y compromisos.

Sin darnos casi ni cuenta nos dejamos llevar por un ritmo acelerado que no nos da tiempo al relax. Es habitual escuchar frases como “no recuerdo la última vez que me dediqué algo de tiempo a mí misma”, “no paro” o “no tengo tiempo para nada”; frases que suelen ir acompañadas de una expresión de tristeza. Pues…es hora de cambiar. ¡Necesitamos relajarnos! Y hay que proponérselo! Por eso no es una mala idea comenzar por nuestra casa. ¿Qué tal si creamos nuestro espacio de relax? Una vez tengas tú rincón acondicionado seguramente te será mucho más fácil dedicar unos minutos a desconectar.

Un rincón de relax no tiene tendencias, ni reglas. Simplemente tiene personalidad propia! La tuya! Antes de ponerte a crear tu rincón debes pensar qué es lo que te relaja, qué te gustaría hacer en ese tiempo y cómo pasarlo. En función de eso deberás elegir la elección de tu rincón, puede ser en una habitación, en la sala, en el garaje, en el porche, en la terraza, en el baño… Una vez hayas decidido estas dos cuestiones estarás preparado para crear el que se va a convertir en tu rincón favorito de la casa.

Si lo que te relaja es hacer puzles o crear maquetas tú rincón de relax debería contar con una mesa amplía y una silla cómoda, además de que tenga una buena iluminación –mejor si es natural-.

Quizás seas de esos para los que el mundo se para cuando tienes delante un buen libro o algún tipo de crucigrama, entonces debes crear un rincón con un cómodo asiento –mejor con un reposapiés- y una buena iluminación.

Si te relaja cuidar de las plantas puedes crear un pequeño invernadero –o incluso un mini huerto- en un rincón de la terraza o el porche.

Si te encanta echarte cremas y cuidar tu cuerpo, créate un espacio con un pequeño tocador, un espejo y un cómodo asiento, ese lugar donde puedas disfrutar de ese momento sólo para ti, sin que nadie te moleste porque necesita usar el baño.

El deporte es para ti el mejor relajante pero no tienes tiempo para ir al gimnasio y el invierno no te permite practicarlo al aire libre, seguro que en el garaje encuentras una esquinita para crearte  un mini gimnasio casero. No es necesario gastar mucho dinero, solo echarle mucha imaginación. Con unas botellas de agua puedes tener tus pesas, una bici vieja a la que le quites las ruedas y le añadas unos soportes puede convertirse en una bici estática, un trozo de madera gorda un poco de pintura antideslizante puede ser un perfecto step, un trozo de cuerda o de goma también pueden permitirnos ejercitarnos de forma divertida.

Estas son tan solo algunas ideas pero existen tantas como gustos, ahora solo tienes que pensar en cuál es la ideal para ti y ponerte manos a la obra. Seguro que disfrutarás más a menudo de tu momento de ocio.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR