Tipos de fregadero

Aunque quizás no sea el aspecto al que prestamos mayor interés, el fregadero es un elemento fundamental en cualquier tipo de cocina y su elección no es una cuestión superficial. Debemos valorar pormenorizadamente las opciones que tenemos, tanto a nivel funcional como estético, para encontrar el que mejor se adapte a nuestras necesidades y a las de nuestra cocina. ¿Necesitaremos un fregadero con un seno o con dos? ¿Mejor un escurridor? ¿De acero inoxidable o de material sintético? ¿Sobre o bajo encimera? Veamos qué opciones hay.

Según el material

El material más habitual es el acero inoxidable, tanto por su excelente relación calidad precio como por su resistencia y lo prácticos que son a la hora de limpiarlos. Además los modelos más modernos y actuales presentan nuevas versiones en todo tipo de colores.

Fregadero de acero inoxidable en color dorado de Nayes

También encontrarás en el mercado materiales igualmente tradicionales, empleados por su resistencia y valor decorativo como el granito, cerámica o gres. Pero lo más popular en los últimos tiempos son los materiales sintéticos como Corian, Silestone, Composite..etc Son muy versátiles en cuanto al aspecto decorativo ya que presentan una gran variedad tanto de acabados como colores.

Fregadero  sintético de Nayes

Según la composición

Las composiciones varían en función de nuestras necesidades. Según la utilización que hagamos del fregadero lo escogeremos de uno, dos o más senos. Si no tenemos lavavajillas (incluso aunque lo tengamos) necesitaremos un escurridor. Podemos también tener otra superficie para lavar alimentos…etc. Lo mismo con las medidas y la forma (redondo, rectangular, cuadrado, composición esquinera…etc), dependerá tanto de nuestros gustos como de las características de nuestra cocina.

Fregadero con dos senos y escurridor

Según la colocación

Tradicionalmente el fregadero se ha colocado sobre la encimera (o inset). Aunque cada vez más se integra sobre la encimera, ya que las superficies son cada vez más finas y continuas, también existe la opción de decantarse por un fregadero de instalación bajo plano, es decir, que van situadas por debajo de la encimera, o “flat”, que sigue la misma línea de la encimera, a ras de ésta . Este tipo de instalaciones presenta varias ventajas, tanto en cuestiones prácticas de limpieza (no acumula suciedad en los bordes, y facilita la limpieza de la encimera) como estéticas, ya que genera una apariencia de continuidad en toda la pieza. En cuanto a la continuidad, la sensación se vuelve real en los nuevos fregaderos monobloque, que incorporan fregadero y encimera en una misma pieza.

.

3 Comments

  1. josue
  2. silvia
  3. Redaccion

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR