Tipos de papel pintado

A la hora de reformar la decoración de nuestro hogar, uno de las tantas decisiones que debemos tomar, es el que concierne al revestimiento de las paredes: pintura al natural o con acabados decorativos (estuco, enlucido, veladura…etc), el a tan manido gotelé, azulejos, mosaicos… Hay un sinfin de posibilidades. Y una de las que más juego puede darnos es precisamente la del papel pintado. Ese gran protagonista en la decoración de los sesenta y setenta y también el gran olvidado de las últimas décadas.

En los últimos años han vuelto a pegar fuerte, y desde las flores de la casa de la abuela y los estampados geométricos setenteros, hemos pasado a un sinfín de modelos renovados que pueden ayudarnos a crear un aire muy chic a nuestro hogar.

Queremos enseñarte las múltiples alternativas que el papel pintado ofrece a la reforma del hogar, y empezaremos por conocer los tipos de papel que puedes encontrar en el mercado.

Tipos de papel pintado

Papel pintado gofrado

Es el papel pintado más habitual, el de toda la vida. Constan de una sola capa de papel y se colocan en la pared con la ayuda de cola, siguiendo el proceso de colocación habitual. También son los más delicados, por lo que es mejor colocarlos en lugares en los que no estén sometidos a demasiado desgaste. Aparte de eso los hay de todo tipo, lisos estampados, con relieve…

Papel vinílico

Son los más resistentes, ya que están recubiertos por una capa de PVC, que los protege de la humedad. Lo más reseñable de estos papeles es que se puede lavar su superficie, lo que los convierte en la opción más práctica, y también imprescindible en lugares como la cocina o el cuarto de baño.

Papel vinilizado

Son muy similares a los vinílicos, ya que cuentan con una capa de barniz protectora, que al mismo tiempo facilita su limpieza, aunque de forma no tan sencilla como los anteriores.

Papel textil o de tela

Son quizás los más decorativos, aunque menos prácticos que los anteriores, ya que son más difíciles de limpiar y precisan adhesivos especiales para su colocación. Sin embargo, hay unos papeles muy novedosos que combina la tela con el papel vinílico. Sobre la tela llevan un recubrimiento de polivinilo, que permite que sea lavable. Van sobre papel, lo que le da una mayor consistencia y simplifica su colocación. En este tipo de papeles debes fijarte en no escoger telas que puedan desteñir o encoger, siempre es mejor optar por tejidos como el algodón o los sintéticos que además son los más habituales y suelen incorporar tratamientos antimanchas.

Papel autoadhesivo

Este es  sin duda el más práctico, ya que su colocación no entraña ningún tipo de complicación. Lleva el adhesivo incorporado, evitando el paso más engorroso de su colocación.

Papel pintable

Una de las últimas tendencias en la decoración especialmente para niños. Incluyen una gran variedad de acabados que se pueden pintar bien con tiza o con rotulador. Los más pequeños se lo pasan en grande al tiempo que personalizan su habitación.

.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR