Una puerta para cada necesidad

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de puertas, que se distinguen tanto por los materiales empleados como por el sistema de apertura que utilizan. Según el emplazamiento de la puerta, el espacio disponible y el uso al que se destina, nos decantaremos por uno u otro tipo de puerta. Y según nuestros gustos y preferencias por uno u otro estilo, pues no debemos olvidar, que actualmente ya no tenemos por qué ajustarnos a las puertas más tradicionales. Cómo vimos en su momento…hay una puerta para cada estilo.

Pero sobre todo hay una puerta para cada necesidad, así que vamos a repasar los diferentes tipos de puertas según su sistema de apertura.

Puertas de interiores

Hay una gran variedad de puertas clasificadas según el tipo de apertura, sin embargo, en el interior de nuestras casas, las más empleadas son tres:

Puerta abatible

Es la  puerta más común. La que tenemos en casa desde siempre. Consta de una o varias hojas que se abren hacia dentro o hacia fuera, normalmente a través de un sistema de bisagras. Aunque tradicionalmente han estado fabricadas en madera, en la actualidad podemos encontrar estas  puertas en muy diferentes materiales, chapado, lacado, vidrio, aluminio…Y  puertas que pueden ser abiertas en ambas direcciones.

Puertas correderas

Las  puertas correderas son aquellas que normalmente se deslizan a través de un mecanismo con rieles. Al deslizarse quedan ocultas dejando libre el espacio de la puerta, y por lo tanto permitiendo un considerable ahorro de espacio. Aunque su instalación es un poco más complicada, son perfectas para espacios reducidos, y además muy decorativas.

Cómo vimos en su momento, este tipo de puertas pueden ser de guía externa, empotradas o de fuelle (puedes consultar el artículo tipos de puertas correderas” en el que las vimos)

Puertas plegables

Aunque podemos incluirlas dentro de las puertas correderas (de fuelle), por su uso extendido las incluimos en este repaso de tipos de puertas de interior. Son aquellas puertas que se pliegan en si mismas, a través de una serie de hojas verticales unidas por bisagras. Aunque no son las más vistosas, pueden ser muy útiles especialmente en espacios muy reducidos en los que no es posible colocar una puerta abatible (ya que no hay espacio para su apertura) ni corredera (si no hay espacio disponible en la pared).

Puertas de exterior

Puertas giratorias

Una puerta giratoria es un tipo de puerta que permite un uso simultáneo tanto para entrar como para salir de un edificio. Consiste generalmente de tres o cuatro hojas posicionadas verticalmente; unidas a un eje central que las hace girar al ser empujadas (en algunos casos también funcionando de forma automática)

Son usadas para controlar el aire del edificio y permitir que una mayor cantidad de personas puedan pasar en ambas direcciones a través de ella. Por lo menos dos personas pueden entrar y salir del edificio al mismo tiempo mediante este sistema.

Puertas automáticas

Independientemente de la forma de apertura (corredera, abatible, enrollable…), las  puertas automáticas son aquellas que se abren a través de un mecanismo de activación, normalmente activado a través de algún sistema de sensores o control remoto.

En hogares particulares, suele utilizarse especialmente los sistemas automáticos en las puertas de entrada o garajes, cuyos mecanismos de apertura repasamos a continuación (además de las abatibles y correderas que ya vimos en interiores y tienen la misma aplicación en exteriores).

Puerta ascendente por secciones


Fabricada en paneles de lámina troquelada en colores y figuras diversas, con textura imitación madera rugosa, para darle cuerpo a la lámina, pudiendo ser huecas o forradas con aislante de poliestreno o poliuretano espriado, también pueden ser fabricadas con bastidores de acero o aluminio y estar forradas de acero, duela o lámina de aluminio, cerradas, en rejillas horizontales, verticales, cuadros o con curvas, de acero de forja también.

Puerta basculante

Puede subir en una o dos piezas mediante un par de bisagras especiales o guías de rodamiento con resortes de tensión o contrapesos generalmete de concreto para equilibrar el peso.

Puerta enrollable

La puerta, fabricada en materiales flexibles o a través de secciones que permiten que se doble, facilita el enrollado en la zona superior de la misma. Es el sistema típico que podemos ver en el sistema de cierre de los comercios, aunque también se emplea mucho para las puertas automáticas de garaje.

.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR